Gish: De cómo una masa amorfa se ganó el afecto de mucha gente

Gish es un juego de plataformas con unos toques extras que lo hacen un juego muy fresco. En Gish manejamos a una bola de alquitrán negro con personalidad. Aparte de la inercia con la que se mueve nuestro personaje, su elasticidad le permite pasar por tubos estrechos, saltar grandes distancias, distribuir su peso para empujar cosas y romper enemigos. Tiene además unos ganchos que salen del cuerpo, que le permiten subir por las paredes y rodar por los techos de los niveles. Estas tres habilidades combinadas permiten a Gish hacer una variedad de cosas para resolver los niveles.

Gish fue aclamado por la crítica de los juegos independientes, ganando Premio al Mejor Diseño y el Gran Premio del Festival de Juegos Independientes, IGF, en su edición de 2005.

Gish screenshot

Gish proviene de la misma mano que hizo el port de Another World a Windows, la empresa Chronic Logic. El demo de Gish ofrece los primeros 5 niveles y el juego completo cuesta 19.95$. Disponible para Windows, Linux y Mac.

Un comentario sobre “Gish: De cómo una masa amorfa se ganó el afecto de mucha gente”

Deja un comentario