En la casa Habemus Wii: Una reseña de WiiPlay

Desde hace rato que el Wii es objeto de mi deseo. No es para menos, con la gama de juegos que han sacado. No se trata de los gráficos, que sé que el PS3 y el XBOX360 le dan 10 patadas. Se trata de los juegos alternativos, esos que aprovechan las capacidades del control para jugar cosas que antes no eran tan intuitivas con un control usual.

Wii picture

Así que durante el viaje aproveché y me compré uno de estos aparatos. Conseguirlo fue relativamente sencillo, a mi parecer, así que no puedo juzgar los testimonios de escasez que he leído o escuchado. Los juegos que me compré cumplen en parte con el criterio que describí anteriomente. He decidido dedicarles una reseña a cada uno durante estos días, así que comienzo con el más sencillo: WiiPlay.

WiiPlay

WiiPlay suele venir con la compra de un control Wiimote. WiiPlay es un conjunto de 9 mini-juegos de 1 o 2 personas. La mayoría de los juegos son suficientemente sencillos para poner en una fiesta y que la gente que no sabe lo que es una consola se ponga a jugar (hablo desde la experiencia 🙂 ).

Los juegos son variados y cada uno requiere movimientos específicos del Wiimote. La lista va más o menos así:

  • Un juego de disparar dianas, frisbees, globos, latas y platillos voladores. Tiene una fuerte influencia de Duck Hunt (aparecen incluso los patos de ese juego). Sólo apunte y dispare.
  • Escoger Miis de un público. Los Miis son avatares dentro de Wii, y uno puede crearlos y utilizarlos en WiiPlay. Este juego consiste en escoger personas de una escena, de acuerdo a unos criterios establecidos al principio de cada nivel (escoger dos Miis iguales, escoger el más rápido, escoger el que estás usando, etc.)
  • Ping-pong. Este es mucho más sencillo que el Tennis de WiiSports. Solamente es necesario apuntar hacia donde va la raqueta.
  • Posar Miis. Burbujas con siluetas de las poses de un Mii van bajando en la pantalla y uno debe calzar esas poses con la de un Mii que uno controla.
  • Hockey de aire. Muy similar al hockey de aire de verdad, pero con una paleta plana que permite controlar mejor la dirección del disco.
  • Billares. 9 bolas. Muy bueno y muy intuitivo.
  • Pescar. Los controles son algo extraños y la gente parece tener siempre dificultad en agarrarle el ritmo al principio.
  • ¡Carreras de vacas! Definitivamente uno de los mejores y más propensos a la joda. El control se toma de lado, y se maneja como una moto, inclinando hacia los lados para cruzar, inclinando hacia el frente para acelerar, y subiendo el control de golpe para saltar.
  • ¡Tanques!, un divertido juego que se maneja con el control y el nunchuk. Con el nunchuk se mueve el tanque, y con el control se apunta hacia donde se dispara.

Con controles con mecanismos totalmente nuevos es de esperarse que los juegos que salgan sean así de básicos, o sean demasiado complicados (cosa que me ha pasado con FarCry y Metal Gear Solid). Será tarea de los encargados de programar juegos en Wii de inventar mejores formas de utilizar el Wiimote para controlarlos. Mientras tanto sólo queda divertirse.

Un comentario en “En la casa Habemus Wii: Una reseña de WiiPlay”

Deja un comentario