15 años de El Chigüire Literario

El 8 de enero de 2006 publiqué el primer artículo de este blog, hace 3 lustros. El Chigüire Literario era en ese momento una forma de escribir sobre videojuegos y desarrollo de videojuegos, y alcanzar a otras personas que pudiesen estar interesadas en ello. El nombre proviene de un animal propio de Venezuela y otras regiones (donde se conoce como capibara), más un adjetivo que puse como aspiración al medio sobre el cual estaba escribiendo.

Mi vida cambió inmensamente cuando me fui de Venezuela en 2013. Progresivamente, lo que era mi hobby se transformó realmente en mi profesión. Y eso es un cambio que toma tiempo procesar. Yo ya había hablado con amigos que habían hecho esta transición, y en aquél entonces me costaba creer que fuese tan dificil.

Pero justamente así de dificil fue. Mis participaciones en el Global Game Jam dejaron de ser videojuegos para convertirse en juegos físicos (1, 2, 3). Y mis más recientes esfuerzos relacionados al tema han sido en herramientas simples que permitan a cualquier persona desarrollar un juego. Esto lo he hecho a través de un hilo de Twitter vivo llamado #Gamedevsimple (que debería tener casa aquí). Mis lanzamientos más recientes han sido bots de Twitter (@ImaginaryTubes, Chance A: Me, @wilfribotvargas, @ConstitubotVe99). Sigo publicando cosas en mi cuenta de itch.io de vez en cuando, pero han sido mayormente usando las herramientas que mencioné anteriormente. Mi último post anual fue en 2017, hace 4 años. Tuve que buscar un nuevo hobby, y hacer música es lo que me ha salvado la vida en muchos aspectos.

Es pertinente aclarar que trabajar en la industria no es la única razón por la que dejé de hacer juegos al ritmo como lo hacía antes. Hace pocos días el soporte a Adobe Flash se terminó oficialmente. Hacer juegos para navegador, aunque sigue siendo factible, es ahora una actividad mucho más difícil en un panorama donde hay que desarrollar para dispositivos móviles. No es lo mismo desarrollar para una plataforma que para seis, plataformas que pueden cambiar en cualquier momento y echar a perder tu proyecto. Disfruté inmensamente la época de Flash, y saber Flash no sólo me permitió divertirme inmensamente, fue lo que me permitió ganarme una vida, y hasta irme de Venezuela. Así de importante fue esta plataforma para mí. Pero con el panorama actual, desarrollar para navegadores más allá de proyectos sencillos no me parece un uso efectivo de mi tiempo.

Aún así, me siento con la satisfacción de ayudar a aquellos que han querido entrar en la industria, o tener la experiencia de desarrollar videojuegos. Recibir una nota, por más pequeña que sea, de aquellos que hoy en día trabajan en la industria o inician un proyecto, ya sea porque les enseñé algún conocimiento o porque hablamos en el momento adecuado, me ha conmovido inmensamente. Están en mi pared mental donde me recuerdan que vale la pena seguir insistiendo. El Caracas Game Jam ha estado en excelentes y diversas manos, y ha seguido dando resultados en forma de juegos y de desarrolladores de videojuegos. No puedo sino agradecer a aquellos que tomaron la tarea de organizar un evento que sigue influenciando a muchas personas.

El mundo ha cambiado radicalmente. La gente jóven o la gente que está comenzando de cero se le ha dado una mano dificil de jugar. Confío en el ingenio humano para no sólo salir de esta situación, sino también para mantenernos unidos, sanos y salvos, con una calidad de vida con la que podamos seguir adelante. Confío en que la creatividad humana saldrá con cosas que no hubiésemos imaginado jamás, como ya lo he visto a lo largo de 2020, que mejorará nuestras vidas o, al menos, nos hará ver la vida con una perspectiva diferente.

Gracias Flash. Gracias a todos aquellos que de una u otra forma han formado parte de mi vida. Mucho éxito para los que me leen. Sigamos adelante.

5 comentarios en «15 años de El Chigüire Literario»

  1. Historia interesantísima. Una demostración que la constancia vence lo que la dicha no alcanza; que con ella se puede llegar muy alto, como tu lo estás haciendo. Felicitaciones.

Responder a Karla Cancelar respuesta