Jugando a ser el Villano: Death Worm y A Tribute To The Rolling Boulder

La gran ventaja de los juegos es que se puede ser el villano. No hay nada mejor en una historia que ponerse en la mente del malo de la película y pensar como él. Los dos juegos de hoy incorporan muy bien este concepto, aunque son juegos simples.

Death Worm En Death Worm uno controla un gusano muy similar a los gusanos de Dune. La idea es consumir la mayor cantidad de carne (animales y humanos) cuando se sale a la superficie. A medida que se va atacando se nota el nerviosismo que se arma alrededor: los animales caminan más rápido, los humanos se arman. Primero son pistolas, luego son minas, y finalmente sacan unos aviones. Uno tiene como ventajas el elemento sorpresa (si sales por detrás de alguien armado no te dispara), y las piedras del ambiente (se impulsan hacia los aviones para hacerlos caer).

Tribute To The Rolling Boulder Por otro lado, A Tribute To The Rolling Boulder te pone en una situación de un templo a lo Indiana Jones y El Templo del Arca Perdida, sólo que en este caso no eres el arqueólogo sino… la piedra rodante. Después de lo ocurrido en esa película, decenas de wannabes invaden los templos ultrajando a los ídolos de oro, y es la tarea de la redonda piedra de pasar por encima de esa peste. Complicadito se pone, porque los tipos son exageradamente rápidos, pero la recompensa está en ver como vuelan sus cuerpos una vez alcanzados por la piedra.

Vía TIGSource.

2 comentarios en “Jugando a ser el Villano: Death Worm y A Tribute To The Rolling Boulder”

Deja un comentario