10 años de El Chigüire Literario

“Los días son largos, pero las décadas son cortas” — Sam Altman

“«Este es un mundo como otro cualquiera»” — Luis Mateo Díez

El 8 de enero de 2006, hace exactamente 10 años, publiqué un post en un blog de Blogspot donde comencé a hablar sobre videojuegos. A medida que escribo estas palabras, pienso en la frase de Sam Altman. Pienso también en qué son 10 años como medida de tiempo, en lo que estaré viviendo dentro de 10 años, y un balance sobre lo que ha pasado. De eso hablaré hoy.

Diferentes diseños del blog
El blog a lo largo del tiempo

Perspectiva

10 años puede ser una medida de tiempo que pone muchas cosas en perspectiva.

Cuando publiqué por primera vez y hablé de Quake (que para la fecha ya tenía 10 años), no existían los smartphones como los conocemos ahora.

Steam ya existía pero estaba apenas naciendo como plataforma de ventas digitales.

El hardware de las consolas no se parecía tanto al de la PC como ahora y, en consecuencia, los procesos de desarrollo eran muy diferentes entre sí en comparación con hoy en día. Hoy en día algunos fabricantes ofrecen sus kits de desarrollo para mucha más gente, y en consecuencia hay una mayor variedad en videojuegos.

En 2006 estábamos pasando de usar MSN a usar Google Talk. Ninguno de los dos existe actualmente, al menos no en su forma original.

En MSN me gustaba poder extender el nombre que mostraba a mis contactos para poner alguna frase u ocurrencia del momento. En esos días quería hacer un archivo automatizado de las frases que ponía en “mi nick de MSN”. En 2007 ese archivo se materializó en Twitter.

En 10 años co-fundé una empresa que continúa funcionando hoy, me di una segunda oportunidad de estudiar, y estoy actualmente trabajando en la industria del videojuego (más sobre esto más adelante). Nada de esto podía ver yo en 2006.

En 2006 existía una extensa comunidad de blogueros. Ellos fueron los que inicialmente me impulsaron a abrir un blog. Sigo manteniendo contacto con algunos de ellos, y inclusive me casé con alguien de la comunidad y me cambió la vida 🙂 . Sin embargo, la popularidad de los blogs decayó a medida que otras redes sociales tomaron nuestras interacciones.

Hoy

Escribo los siguientes párrafos con el objetivo de poderlos leer más adelante, y poder compararlos, espero, dentro de 10 años.

Actualmente tenemos un mercado móvil que pareciera que se come a sí mismo, con precios que sólo garantizan la supervivencia a los que están en el Top 5.

Tenemos un mercado para navegadores que cambió y que espera a que HTML5 sea una solución fácil de utilizar y que sea multiplataforma.

Las consolas se han abierto poco a poco a más desarrolladores, pero siguen siendo en general tímidos.

Finalmente tenemos un mercado para PC gigantesco, con las descargas digitales casi tan grandes como las ventas físicas, pero ante un estancamiento a nivel de contenido que nos obliga a todos los desarrolladores a replantear muchas cosas que damos por sentado.

El correo electrónico sigue siendo imbatible en la forma de comunicarnos por Internet. Slack ha acumulado muchísima popularidad como un chat y herramienta colaborativa. El streaming se ha popularizado cada vez más y es ahora una forma de transmitir conocimiento a muchas personas.

Nada de esto reemplaza tener una buena conversación y el contacto personal. Es importantísimo conseguir a las personas con la que compartes intereses en tu propia ciudad. Internet facilita este proceso, pero hay que saberlo utilizar para luego poder hablar cara a cara.

Extraño a mis padres y a mi familia, que están más lejos de lo que yo quisiera. Espero verlos muy pronto y más seguido.

Comunidad

En 10 años tuve la oportunidad de conectar con otros desarrolladores, y convencer a muchos más de que tenían en sus manos la posibilidad de crear algo desde cero.

Esta labor y, más importante aún, la curiosidad de ver si se podía hacer un game jam en Venezuela, me llevó a crear el Caracas Game Jam.

Cada enero desde 2009 se han dado cita desarrolladores noveles y experimentados, y todos los eneros termino completamente complacido de la calidad de los juegos que se hacen con los recursos que tienen los caraqueños y demás visitantes de otras ciudades, que se lanzan ese viaje sólo para estar en el evento.

Confieso que cada vez que se termina una edición, me entra un cierto miedo a no poder repetirlo el año siguiente debido al deterioro de las condiciones de vida de mucha gente en el país.

Este miedo se ha incrementado desde que me fui de la ciudad, pero ese miedo ha sido reemplazado por una satisfacción que nadie me puede quitar: la propia comunidad que creció con el Caracas Game Jam se ha encargado de organizar y llevar adelante hasta ahora dos ediciones.

Gracias al blog y al esfuerzo de estudiantes de la Universidad Católica Andrés Bello, di clases. La única vez donde me levantaba con el mayor de los gustos a las 4:45AM un día a la semana para dar clases. Conocí gente maravillosa y trabajadora. Espero haberlos inspirado, así como ellos me han inspirado.

Todo esto va más allá de lo que había esperado o había soñado en 2006 cuando esto comenzó.

Por lo tanto, no me queda más que decirles a todos ustedes, estudiantes, los organizadores y participantes del Caracas Game Jam: gracias. No tengo para ustedes sino el agradecimiento de querer formar parte de esto. Deseo que les dé el impulso para seguir adelante con sus propios emprendimientos.

Arte

Muchas veces esas buenas películas, buenas canciones o buenos juegos que disfrutamos llevan un mensaje implícito de que no vale la pena crear tu propio arte. Lo que consumes está en cierta forma tan bien hecho que no hace falta criticarle, más allá de algunos meros aspectos técnicos o superficiales.

Se piensa que la crítica es decir que algo está mal hecho, y por lo tanto el acto de criticar se convierte en una afrenta. A la afrenta se le responde visceralmente: “si me critican es porque me envidian”, y se pierde una oportunidad fantástica para mejorar.

La crítica comienza cuando después de presenciar algo te preguntas: “¿qué tal si…?”, y cuestionas lo que estás viendo, la idea que hay detrás de ello. Lo que se deja de decir es tan importante como lo que se dice. Otros mundos pueden existir, no limitemos nuestra imaginación a ser un mero reflejo de nuestra vida cotidiana.

Nuestra propia sociedad contribuye a la inaccesibilidad del arte, diciendo (y aquí voy a parafrasear a un querido profesor) que lo que tienes que decir no le interesa a nadie. Buena parte de la sociedad piensa que el arte es un lujo, algo que sólo los ricos pueden hacer y/o pueden pagar.

Pero el arte nos rodea, día a día, cada hora que estamos despiertos. Y podemos participar en ella. Y podemos participar en ella porque es lo que nos permite sentir empatía y que somos más parecidos de lo que aparentamos, aún cuando el mundo de hoy nos obliga a especializarnos. También nos permite desahogarnos, sentir que no somos perfectos, y eso es perfectamente válido.

En 2006 el subtítulo de este blog era “el videojuego es la nueva literatura, el MP3 es cultura”. La literatura la define la RAE, entre otras cosas, como el “arte de la expresión verbal”. ¿Qué se hace con la expresión verbal? Contar historias.

Contar historias es sólo una parte del arte. Hay gente que cuenta emociones, o cuenta impresiones. Pero contar historias es algo que siempre me ha gustado, aunque los juegos me han impulsado hacia analizar sistemas de reglas y ver cómo funcionan.

Contar historias es ofrecerte para que otros se sientan solidarios contigo. Cuando dos o más personas se unen con una idea en común, es cuando adquirimos la capacidad de crear un mundo propio. Entre grupos nos podemos llevar adelante para impulsarnos y tener una vida mejor.

Eso es lo que hace el arte. Y el arte comienza sincerándote con tus gustos.

El ejercicio para 2016 es, entonces, aprender a criticar, y aprender a disfrutar tus gustos.

Lo que viene

El Chigüire Literario para mí representa lo que ocurre cuando uno pone algo de sí para alguien, y encuentras respuesta de parte de ese alguien. Es una interacción que me nutre, y que espero nutra a los que me leen.

Esto no siempre ocurre con todo lo que haces, e incluso pueden haber períodos donde no pasa nada, períodos en los que uno, honestamente, se siente como el culo.

Sin embargo, todo esto pasa y uno trata de encontrarle una explicación, una narrativa. Seas profundamente religioso, o seas obstinadamente ateo, esto ocurre porque somos seres humanos.

Estamos hechos para ver patrones en la vida, y nuestros cerebros desean tanto ver esos patrones que a veces comienzan a ver cosas donde no hay. Esto no es malo, ni es bueno. Simplemente es así. Y mientras más conscientes seamos de eso, creo que seremos capaces de llevar una mejor vida.

En 10 años tuve la oportunidad de comenzar a trabajar en la industria del videojuego. He sido desarrollador de juegos desde cero, y ahora soy desarrollador de algo que es muchísimo más grande que un equipo pequeño, o yo solo.

El repertorio de habilidades técnicas es diferente, y a lo largo de estos años he tenido la oportunidad de aprender una parte de este repertorio.

Pero lo más importante sigue siendo el pensamiento crítico, la capacidad de resolver problemas, los que te vengan, y la capacidad de empatizar con otros y ver su punto de vista.

Ver hacia adelante es muy difícil. Siempre lo ha sido. Uno tiene que ir por la vida con una mezcla de optimismo y ansiedad, y a veces ni siquiera el optimismo. Creo en el agradecimiento como antídoto para esa sensación. A ti, por todo: gracias.

Revisa los posts de años anteriores: 2015, 2014, 2013, 2012, 2011, 2010, 2009, 2008, 2007, 2006.

9 años con El Chigüire Literario

Hace 9 años abrí un blog en Blogspot donde quería hablar de videojuegos como literatura. Esta idea la tomé de una de las definiciones en el diccionario, que define la literatura como “arte que emplea como medio de expresión una lengua“, en este caso, tratando al videojuego como una lengua con existencia propia. El Chigüire Literario desde entonces ha crecido lenta y orgánicamente; siendo, sin preverlo, una referencia en el tema del desarrollo de videojuegos en Venezuela. Inicialmente como un blog que apuntaba a hacer reseñas de juegos, mutó posteriormente a un lugar para publicar tutoriales y enlaces a información de interés, y eso dio paso a ser también un punto de encuentro de gente curiosa por el desarrollo de videojuegos.

Esta curiosidad llevó a hacer el Caracas Game Jam, un evento que llegó a su séptima edición, y un evento que me transformó y transformó a sus participantes. A todos aquellos que han participado o colaborado en el evento, invirtiendo su tiempo y entregando su confianza a los que organizamos las diferentes ediciones: Gracias. Gracias por estar allí, y esperamos que el jam les haya dado el impulso que necesitaban, ya para hacer juegos u otras cosas que comprendieron en el evento.

2014 en El Chigüire Literario

En general 2014 fue un año en el que el blog tuvo poca actividad, aunque tuve bastante actividad fuera del blog que espero poder comentar por acá. 2014 fue el año en que hice y completé una maestría en desarrollo de videojuegos, y fue un período de mucho trabajo. Para resumir un poco el cuento, pude darme un tiempo para implementar un capítulo del libro GPU Gems, y llevar la simulación de fluidos al GPU (aunque el grado de éxito de esto fue relativo, debido a la lentitud con la que funciona). También pude conocer algunos temas de inteligencia artificial, e implementar algo sencillo. Pude hacer un proyecto sencillo en Unity, y así por fin atender las solicitudes que me han hecho compañeros acerca de usarlo 🙂 sí, funciona. Hice un proyecto en equipo para generar una ciudad y sus interiores, con el que estoy muy satisfecho, y un explorador de superficies, que es algo que había hecho en el pasado pero que no está de más hacerlo nuevamente para mantener el conocimiento fresco.

Fuera de la maestría, participé en un jam, y éste fue el resultado, un juego con el que estoy muy contento. También comencé a trabajar en una herramienta para voxeles, Dancing Cubes, que se encuentra en itch.io. Allí también estaré poniendo otras herramientas y juegos que vayan saliendo.

Con respecto al blog, en 2013 comencé un tutorial de cocos2d-html5, el cual tuvo la combinación desafortunada de un abandono paulatino, y una rápida evolución de la librería. Esto ha hecho que algunos aspectos del tutorial hayan quedado parcialmente obsoletos, aunque los conceptos fundamentales de cocos2d sigue allí. Sobre cocos2d-x hablé en esta charla para Gamexpo, y espero que les pueda servir también. Este año tengo en planes algunos artículos/tutoriales sobre varios temas, como generación procedimental, o inteligencia artificial.

Ejercicios para 2015

2014 fue un año muy complicado para mi país, Venezuela. Más allá de la situación política, hay un hartazgo mal canalizado. Es imposible decirle a la gente que no se sienta mal, pero sí creo que es hora de revisarse y de reflexionar sobre los actos propios, sobre cómo nos comunicamos y cómo podemos recuperar la confianza que falta nos hace. Cuando una persona se equivoca y nos burlamos de esa persona por ello, en realidad estamos perpetuando el problema y creando mayor resentimiento. Por lo tanto, hace falta respirar hondo, y comenzar a establecer puentes.

Muchísimos factores en Venezuela están interesados en que vivamos sin dudas, llenos de creencias y conclusiones inalterables, imposibles de desmontar. Lo contrario de esta situación es la conversación constante, donde nos enteramos sobre los puntos de vista de otros, y construimos consenso. Desde hace algunas semanas he sugerido algunas cosas que se pueden hacer. Yo no puedo garantizar que esto funcione, pero con que tengas la intención de hacerlo ya es un paso en la dirección correcta. Esto tampoco lo tienes que hacer con desconocidos, hazlo con la gente que conoces:

  • A veces ganar una discusión es muy satisfactorio, pero a la larga vale más ganarse a una persona.
  • Evitar usar el “por eso estamos como estamos”. En general, llegar rápidamente a conclusiones, sin cuestionamiento alguno, es una bandera roja que señala que algo falta en ese argumento.
  • Dejar de usar “intenso” como descalificativo. En Venezuela es común escuchar que una persona es intensa cuando presenta algo que es difícil de entender, o también para aquellas personas que defienden fuertemente una causa. Es importante hacer la distinción, y es también un ejercicio de honestidad decir que no entiendes algo, en vez de achacarle la culpa a la persona que presenta su obra.
  • Dejar de generalizar. Cuando comienzas una frase con “es que los venezolanos…”, destruyes la increíble variedad de personas que hay en el país. Esa variedad es necesaria para la reconstrucción de la misma, así que hay que comenzar a respetar esas diferencias.

Coda

Los videojuegos han sufrido muchísimo en Venezuela, con una ley de prohibición innecesariamente fuerte y, en general, un abandonamiento a su suerte por parte de la sociedad. Esto es un reflejo de las actuales carencias de esta sociedad, que necesita reconocerse tal como es, y no como lo que se nos ha vendido desde hace muchos años. Creo también que la gente necesita darse cuenta de que es capaz de hacer y crear, de que lo que hace y dice tiene importancia, y que solamente ellos mismos pueden darse esa importancia, más allá de las burlas y el desprecio de otros. La confianza, y el trabajo en conjunto es clave para ello. Espero lo mejor para todos ustedes.

Revisa los posts de años anteriores: 2014, 2013, 2012, 2011, 2010, 2009, 2008, 2007, 2006.

Rebooteando El Chigüire Literario

Bienvenidos todos a El Chigüire Literario. Este es un blog sobre programación de videojuegos, y desde hace algún tiempo no ha tenido actualizaciones. De hecho, se suponía que debía escribir algo para el octavo aniversario del blog, pero se me pasó la fecha en enero y ya estamos en septiembre. ¿Cómo replanteamos esto entonces?

Si quieres revisar los posts de años anteriores, los tienes a continuación: 2013, 2012, 2011, 2010, 2009, 2008, 2007, 2006.

Hello

El Chigüire Literario es un blog de programación de videojuegos en español. Inició tímidamente con un post en Blogspot el 8 de enero de 2006, y cambié a un dominio propio comenzando con un post el 14 de enero de 2007. Cuando lo comencé, mi objetivo era reseñar juegos y publicar artículos sobre programación de juegos. Eventualmente sirvió de punto de conexión para varias personas que estaban interesadas en el desarrollo de videojuegos en un país que tiene muchas cosas por hacer (y a la que cada día se le suman más cosas).

Como tal, es un blog que en el que en contadas excepciones me he sentado a hablar de la situación de Venezuela. Esto no significa que en este tiempo me haya desentendido de la situación, significa que en todo este tiempo he querido plantear un tema alternativo de conversación. Es innegable que el país está pasando por una crisis grave, pero eso no implica que yo venga a sentarme a decirles a ustedes algo que vivimos día a día. Mi idea central siempre ha sido poder trabajar con las herramientas que tenemos a disposición, y a partir de allí elaborar nuevos discursos.

Creo fervientemente en la creación como una manera de salir de la crisis. Pero estoy consciente que esto no basta, deben darse otras condiciones: como recuperar la capacidad de confiar, recuperar la capacidad de poder apreciarnos como somos, con nuestras diferencias y similitudes, aciertos y errores. Como venezolanos, tenemos mucho tiempo queriendo que todos sean iguales que uno, y piensen como uno. Cuando existe una variedad de personas tan extensa, en este siglo XXI, discriminar es condenar una sociedad a marchitarse. Les pido a todos los que leen que nunca dejen de ser quienes son, y que respeten a los demás con su forma de pensar.

Dicho esto, sus comentarios son necesarios para saber qué debería estar en este espacio. En estos meses he tenido un patrón bien interesante que comentaré a continuación.

El futuro

En estos meses he recibido con bastante frecuencia correos de padres y madres preocupados por el futuro de sus hijos. Algunos buscando soluciones a corto plazo, por ejemplo, algún plan vacacional. Otros buscan respuestas al puzzle universitario. Creo que esto indica una falta seria de información vocacional, y sé que no es fácil. De hecho, creo que nunca ha sido fácil para nadie.

Mi respuesta casi siempre va orientada de la misma forma: no espero que todo el que quiera hacer juegos se dedique finalmente a hacerlos, sino que la curiosidad de hacer juegos abra las puertas para que los muchachos se den cuenta de que son capaces de crear cosas, y que le den el justo valor a esas cosas.

Me gustaría que en Venezuela hubiese una estructura generalizada, apoyada por todos los sectores de la sociedad y el gobierno, que impulse a los jóvenes a emprender y crear las empresas que permitirán exportar bienes y conocimiento. Lamentablemente, el petróleo causa una severa miopía a todos los venezolanos. Poco es lo que se puede hacer si se sigue pretendiendo plantear las soluciones para todo a partir de repartir riqueza en vez de generarla. Ahora más que nunca, los enfermos necesitan darse cuenta de su enfermedad.

Cursos académicos

Creo que se ha progresado a nivel académico en Caracas con respecto a los videojuegos. El llamado del Programa de Especialización Profesional de Programación y Diseño de Videojuegos en la Universidad Simón Bolívar fue exitoso y se cumplieron las inscripciones para este año. Con los esfuerzos de Saúl González y su equipo se lograron inscribir suficientes personas para abrir el curso y les auguro que tendran un año de muchísimo trabajo y muchísimo aprendizaje.

Al mismo tiempo, las propuestas lúdicas han adquirido valor, pues noticias como esta demuestran que en Venezuela existe talento que puede desarrollarse y brindar riqueza al país.

Conclusiones

Yo mismo he tenido un año de muchísimo trabajo y aprendizaje. Hoy más que nunca creo que los videojuegos son una forma de expresar puntos de vista poco exploradas o poco consideradas. Más allá de la industria, que es necesaria y que es un componente importante del motor del desarrollo y de la economía, los videojuegos pueden encontrar un espacio donde expresan verdades en medio de tabúes. Es la hora de dejar en la puerta los prejuicios y las preconcepciones, y comenzar a expresar las cosas como son.

Un anuncio importante

Hoy tengo algo importante qué decir. Creo que es importante compartirlo con todos los que siguen mi trabajo.

Acepté una oferta para estudiar un máster en programación de videojuegos en Reino Unido, con la duración de un año. Al momento que ustedes están leyendo esta nota, ya habremos cruzado el charco y habré iniciado el curso. El curso lo haré en Goldsmiths College, una universidad que tiene una fuerte tradición en las artes, algo que me atrae inmensamente. El propio master está fuertemente orientado a programación. De hecho, uno de los profesores del curso ha trabajado por más de 30 años en el área, y en su currículum más reciente trabaja con los compiladores que utiliza Sony para el PlayStation.

Estos últimos meses para mí han sido de una terrible presión. Emigrar no es solamente una prueba que consiste en recoger todos los requisitos y estás listo. Es un test psicológico que evalúa la fortaleza de tu espíritu y de los que te rodean. Gracias de verdad a toda la familia y amigos que nos acompañaron y nos apoyaron en este duro proceso.

En el momento que tu mente se establece en la idea de que te vas a establecer a un lugar desconocido, el sólido piso que pensabas que tenías desaparece y entras en una caída libre, donde lo que conocías deja de tener sentido y se deben cumplir una serie de pasos secuenciales para que la vida continúe. Y en el tiempo que toma cumplir cada paso la sanidad mental peligra por la espera.

Pienso que en Venezuela se cultiva un talento impresionante en el desarrollo de videojuegos. Se cultiva a pesar de tantas cosas que ocurren alrededor que afectan o minimizan su importancia. Como saben, el Caracas Game Jam 2014 se hará y será más grande que el anterior. El Chigüire Literario continuará publicando artículos y tutoriales en español. Mi página, www.ciroduran.com, tendrá artículos en ambos idiomas. Es necesario que ustedes como desarrolladores se sigan destacando con su trabajo, y sigan conversando entre ustedes.

En algún momento varios de ustedes se hicieron la pregunta: “¿soy el único programador de videojuegos en Venezuela?”. Creo que ya esta es una etapa superada para muchos de ustedes, y la siguiente pregunta debería ser: “¿qué podemos hacer juntos?”. Los resultados ya los han visto todos los que han participado en el jam, y otras iniciativas que he visto por allí. Desde este lado de la pantalla, ofrezco todo el apoyo que necesiten para difundir sus trabajos.

Muchas gracias por leerme, seguirme y apoyarme. Espero que siga siendo así.

gracias

Gracias, LucasArts


Video en Youtube.

La noticia de hoy en el mundo de los videojuegos es que Disney cerró LucasArts. LucasArts fue la rama de videojuegos de Lucasfilm, empresa que meses antes fue comprada junto con todas sus filiales de su dueño original, George Lucas. Esta nota es una reflexión sobre lo que significó para mí esta empresa.

Esto es como cuando murió Michael Jackson: la gente lo recuerda en su época de oro, y no tanto de sus excentricidades posteriores. Mi recuerdo de LucasArts no es de esta época reciente, sino el de la empresa que vivió en una época en la que muchos elementos en los juegos estaban todavía por establecerse, y en el proceso influyó en mí de maneras que no puedo explicar.  Esa manía de incluir chistes tontos, situaciones graciosas y estrafalarias es algo que me impresionó tanto que fue el motivador a hacer lo que hago hoy en día. LucasArts y Sierra On Line son mis padrinos del game development, por ponerlo así. Esa forma de contar historias de ambos la quise copiar descaradamente: quería hacer eso mismo que vi y viví a través del esfuerzo que hice para terminar (o no) esos juegos.

Mi primer juego, Tómate un Descanso, es mi manera de dar las gracias por esa época. Ahí están todos los elementos, quizás de una manera torpe porque carecía, y aún carezco, de la pericia que tenía el equipo de LucarArts para incorporar esos elementos de una manera tan sutil y bien encajada. Si hay algo que me alegra de todo esto, es que los arquitectos de esa época siguen trabajando y produciendo en otras empresas. TellTale Games, Double Fine, son sitios donde se sigue llevando esa fuente de inspiración que me sigue motivando.

Finalizo esta nota con el discurso de graduación de Conan O’Brien, que me recuerda que a veces no es posible para uno imitar eso que has visto y que has querido copiar; pero que en el proceso cosas muy buenas pueden salir.


Video en Youtube.

 

“¿Dónde están los desarrolladores venezolanos?” redux

Alejandro Sánchez abre una discusión desde el blog de 4Geeks acerca de lo difícil que es conseguir desarrolladores locales para impulsar la industria tecnológica en el país. En este artículo le tomo la palabra y paso a explicar el problema desde mi óptica.

La frustración que Alejandro expresa viene al caso por el tema de los DevLabs, una iniciativa para que estudiantes universitarios puedan aprender tecnologías web y móvil, resolviendo problemas reales. En este momento aprovecho para decir que si estás interesado en aprender sobre cómo manejar herramientas que te pueden servir para construir cosas, deberías aplicar.

En Caracas, y también en Maracaibo, hay una escena de startups con buen respaldo financiero que están buscando desarrolladores para trabajar. A pesar de los esfuerzos esta es una tarea muy dura, que consiste en preguntar y preguntar hasta poder dar con la gente. El reto es que si conoces al menos a 3 desarrolladores que consideres excelentes en su profesión los nomines en este Google Docs para que nos conozcamos.

Con El Chigüire Literario desde hace tiempo he notado esta tendencia. Al igual que con el emprendimiento, el desarrollo de videojuegos es una actividad que no es vista como una opción segura o legítima para hacer una carrera profesional. Por lo menos con los videojuegos la estructura para emplear gente especializada no está dada aún. En el empredimiento en general, sin embargo, existe un talento que se puede emplear.

Sin embargo, y este es el resultado de lo que viví como estudiante y lo que observo como profesor, considero que las universidades en Venezuela están formando empleados y no emprendedores. ¿A qué me refiero con esto? a que se debe fomentar el gusto por crear en aquellas personas que lo tienen. En esta época en que los puestos de empleo están tan afectados por la situación del país, ser capaces de inventar nuevos negocios y crear juegos con proyección internacional, que se suman como entradas de dinero alternativas al petróleo, es un componente vital para la reconstrucción de un país cuyo aparato económico está golpeado.

Si eres de lo que gusta crear, cualquier cosa, te invito a que consideres que lo que haces tiene valor, y que puede contribuir a la sociedad en la que vives. No importa cual es tu nivel de habilidad, eso se puede entrenar y mejorar, lo importante es que tengas el espíritu y el valor para presentar tu trabajo.

7 años con El Chiguire Literario, Temporada 2013

Bienvenidos todos nuevamente a El Chigüire Literario. Este es un post que suelo hacer a inicios de enero por varias razones. La primera de ellas es para introducirme formalmente ante las personas que se unen a la lectura de este sitio. La segunda, para celebrar su cumpleaños; el primer post de Blogspot fue el 8 de enero de 2006, pero el sitio inició con todas las de la ley el 14 de enero de 2007. La tercera razón es para hacer el balance de 2012.

Si quieres revisar los posts inaugurales de años anteriores, aquí los tienes: 2012, 2011, 2010, 2009, 2008, 2007 y 2006.

Y así comenzamos…

Hola

Si eres nuevo aquí: mi nombre es Ciro Durán y desarrollo videojuegos. He tardado mucho tiempo en poder decir esa frase de 8 palabras y sentirme cómodo al decirla, más en un país como el que vivo. Con El Chigüire Literario intento que a otras personas se les dificulte menos decirla. Claro, con su propio nombre, no es que tú también te llames como yo.

Cada vez somos más...
Cada vez somos más…

Si no eres nuevo y estás regresando: gracias por leerme. En serio. Hace un mes di una charla en Gamexpo (más adelante hablaré sobre ello), y ver que el auditorio se llenó de gente para escucharme me hizo un nudo en la garganta y me conmovió a muchos niveles. Escribir y hacer videojuegos es una actividad muy, muy solitaria. Yo me entero del impacto de lo que hago cuando salgo, los veo, los escucho y hablo con ustedes.

El Chigüire Literario es un blog de desarrollo de videojuegos de Venezuela. ¿Por qué este nombre? Chigüire porque quería que tuviese algún animal de Venezuela (y no esperaba que esto se convirtiese en mi apodo de internet), y Literario porque en ese momento consideraba a los juegos como una nueva forma de literatura, y traté de hacer crítica de los juegos como tales (ejemplo, Quake I). Esta idea aún la mantengo aunque me he centrado en hacer juegos, y no tanto en escribir sobre ellos. Como nota anecdótica, un blog de humor político surgió año y medio después de que este sitio salió al aire. Para el registro oficial, nunca he tenido problemas con que los nombres se parezcan.

El Chigüire Literario se ha convertido en una crónica, sin quererlo, de las buenas y malas cosas que han ocurrido con el desarrollo de videojuegos en Venezuela. Algo de esto trato de mantener en la selección de artículos que tengo en la sección de Artículos.

¿Qué ocurrió en 2012?

Un montón de cosas. En 2012 en general varias empresas pusieron de sí mismas para proyectar su imagen en latinoamérica. Square-Enix convocó un concurso en el que participaron proyectos de toda latinoamérica, quedando un equipo venezolano con su juego para Android entre los ganadores. RIM, en su búsqueda de desarrolladores que trabajen para su nueva plataforma basada en QNX, lanzó el Reto BlackBerry con el fin de obtener los mejores juegos y aplicaciones de entretenimiento para el nuevo AppWorld. En este concurso un servidor y su equipo participaron con Helitaxi, y aunque no quedamos entre los dos ganadores, obtuvimos buenas críticas. Por otro lado, la gente de Unity estuvo presente en Caracas, con una demostración y varias charlas con algunos desarrolladores locales.

En 2012 también vi gente que decidió apostar lo que tenía para sacar un juego propio, como el caso de Fluff EatersNanomites y Tony T (que no he reseñado aún). También hay casos como Forgotten Kodama, Skylands (aún no reseñado), Murasaki Mist que son hechos por venezolanos estudiando afuera, un esfuerzo nada despreciable, pero que forman parte del proceso educativo al que se comprometieron. Ojalá que todos estos proyectos, de cualquier manera, sigan floreciendo en 2013.

En 2012 también se hizo el Caracas Game Jam, donde puedes ver los juegos y una reseña sobre el evento. En 2013 lo haremos nuevamente en los espacios de ACCEDE en Macaracuay. Más información sobre esto prontamente.

Por mi parte, hice la programación para 4 juegos para el BlackBerry PlayBook para una desarrolladora de videojuegos, los cuales pueden buscar en el AppWorld: Soccer Madness, Hockey Battle, 55 Football y Sumo Pin Down. Aparte de ello hicimos Helitaxi, del que ya les hablé anteriormente. El momento más increíble de 2012 fue haber publicado un juego a raíz de algo que me ocurrió y ver la inesperada respuesta que tuvo nacional e internacionalmente. Tanto así, que el objetivo de enero es sacar el juego tal como lo había previsto. También he aceptado que parte de mis actividades normales es hablar públicamente, siendo las nuevas adiciones a 2012 haber ido a Maracaibo a hablar sobre videojuegos, y hablar en un Google Hangout.

Otro de los momentos increíbles fue el retorno de Gamexpo. Como parte de la Fundación Filantropía, esta fue una gran hazaña que nos permitió reunir a los gamers de la ciudad y sus alrededores, presentar un instrumento de clasificación de videojuegos que esperamos se difunda, y presentar lo mejor del desarrollo de videojuegos en Venezuela. Estuve involucrado principalmente con las jornadas académicas, pero estuve muy metido en muchos aspectos del evento. Fue un trabajo muy duro, pero ver la satisfacción de los asistentes hizo que el esfuerzo valiera la pena. Espero que pronto podamos ver los videos de estas charlas.

Así que dicho lo ocurrido en 2012, pasemos a las perspectivas de 2013.

Un país como el que vivo

Decir que eres un desarrollador de videojuegos en Venezuela es como decir que eres extraterrestre. En muchos casos no obtienes una reacción. Las veces que obtengo una reacción, algunas son de compasión, como que moriré de hambre (a pesar de que inicié y levanté con mi trabajo una empresa de aprendizaje online de inglés) y otras son de incredulidad por el hecho de no haber formado parte de alguna de las grandes empresas establecidas en el mundo. Esta, me parece, es una percepción común entre aquellos gamers que entienden a los videojuegos como únicamente lo que sale de los hornos de los grandes estudios.

Curiosamente, el Bipolar lo dice mejor que yo.
Curiosamente, el Bipolar lo dice mejor que yo.

En 2012 dije que en Venezuela existe un gran talento, pero que a falta de una estructura que pueda sustentar empleos para estos talentos, tenemos y seguiremos teniendo una fuerte fuga de cerebros que impactará el desarrollo de la nación en el mediano y largo plazo (plazo que se está acabando). Así que tenemos un país donde se puede ganar dinero, pero no de las formas esperadas. Para algunas personas esto puede ser bueno, pero para las que no lo es, constituye un buen motivo para emigrar.

Los motivos para emigrar son muchísimos. Los motivos para quedarse, también. El que se queda tiene que estar consciente de que debe tomar las riendas de un país descuidado por toda su población. Esto significa cambiar la idea de que la política de un país es su presidente y después todo lo demás, que cambiar un caudillo por otro no soluciona las cosas, que cada uno debe tomar cartas en los pequeños asuntos del país, y que esas cosas pequeñas se acumulan para formar el Estado.

Esa, al menos, es la enseñanza que me ha dejado la Fundación Filantropía. Usted se puede parar a escribir mil posts, a convocar concentraciones y marchas, ser un duro del teclado; pero si no se para a hablar con las instituciones del Estado, no está progresando en nada. Y lo más importante que tenemos que hacer como venezolanos es preservar las instituciones que tenemos, porque renunciar al juego porque las normas no nos gustan no cambia el juego. Las instituciones siguen allí, y no esperan a que te acerques a hablar; pero una vez que te acerques, hablan.

¿Qué ideas tenemos?

Estos 7 años han transcurrido cambiando percepciones acerca de lo que es el desarrollo de videojuegos. Como dije inicialmente, muchas personas, principalmente las que vienen ya un rato inmersas en la cultura gamer, piensan que el desarrollo de videojuegos es únicamente lo que viene de un EA, de un Activision o de un Ubisoft. Y resulta que el mundo del desarrollo de los videojuegos es muchísimo más grande que eso.

¿A qué me refiero? a que esta no es la única fuente de videojuegos ni que los títulos comerciales son la única manera de entender a los juegos. Si los entendemos como una forma de expresión de las cosas que ocurren a nuestro alrededor, los videojuegos se convierten en un catalizador de vivir experiencias tan o más efectivo que las formas de arte que tenemos actualmente. Por eso, dos de los juegos que más me han impresionado en 2012 fueron dys4ia, hecho por una mujer transgénero que relata a través de un juego el proceso del tratamiento hormonal al que se sometió, y Loneliness, cuya mecánica y apariencia tan abstracta te hace reflexionar sobre muchos aspectos de tu vida.

A lo que quiero ir con esto es que este año aprendí que nadie da un duro por tus ideas hasta que funcionan. Algunas personas y empresas parecieran que trataran a la fuerza de que sus ideas funcionen, por medios de tener un megáfono más grande, imponiendo lo que yo llamo la estética de Venevisión. Pero el país y el mundo es mucho más grande que esa estética. Las ideas que funcionan surgen de lo que nos da pena admitir que nos gusta. En un país tan acomplejado como este, existen miles de ideas que esperan ser destapadas. Esto es lo que trataré de explorar cada mes con el reto 1 Game a Month. Espero que al final de año pueda conseguir al menos una que rinda, y así, decir que hay algo más que Venezuela y sus playas.


Video en Youtube.

Re: La inseguridad en Venezuela

Hoy sábado recibo un correo electrónico de mi programador diciéndome que le robaron el celular, la cartera y la tableta. Recibió unos culetazos en la cabeza, y está bien, afortunadamente.

Esta es la realidad que vivimos en toda Venezuela. A diario ocurren asaltos en todas partes del país. Pocas historias llegan a escribirse porque no es una situación nueva, y ya estamos llegando al extremo del hastío.

Las razones de los niveles de asaltos y violencia que ocurren aquí son múltiples, pero una de las principales es la poca atención prestada al sistema de justicia del país, donde muchas denuncias no pasan del papel, los juicios duran años, y las cárceles están hacinadas.

Cuando un país está asediado por este problema, comienza a comerse a sí mismo. Las personas que pueden costeárselo comienzan a emigrar a otros lados, llevándose el capital más importante que tiene un país: el conocimiento y la experiencia que poseen, el cual impulsa emprendimientos y hace un país más rico. En Venezuela, es difícil emprender porque se compite contra una máquina de generar dinero como lo es el petróleo.

Cuando un país siente la inseguridad en la puerta de su casa, comienza a comerse a si mismo. Las personas se encierran en sus casas. La desconfianza reina. En un entorno de desconfianza las ideas dejan de fluir, y otras ideas comienzan a dominar. En los países donde no hay intercambio de ideas, las ideas se vuelven rancias y comienzan  a desarrollar moho.

Cuando en un país no se puede trabajar tranquilamente, se atrofia su desarrollo. Porque la gente inteligente que solía estar por ahí ya no está. Porque no puedes hablar o mencionar de las ideas que tienes, o de lo bien que te está yendo, porque te conviertes en el blanco de aquellos que pretenden vivir a costa de lo que produces. Porque la suma de todo esto produce autómatas, que se resignan a vivir el día a día, en el hastío, sin pensar en el futuro, sin trabajar en un gran proyecto que aumente la calidad de vida para todos los que le rodean.

Espero saber que en una semana tengamos un país que no esté dispuesto a seguir viviendo en esta situación, y que piense que existe un país para todos los que vivimos en él. Que podemos tener nuestras diferencias, pero que eso no signifique que si no me gusta lo que se esta haciendo me tengo que ir del país. Espero no llegar a la situación en la que un asalto deje de serme indiferente.

De la emigración y sus vericuetos

Por casualidad este es un tema que estaba en los borradores del blog desde hace unas semanas, pero la repentina popularidad del video “Caracas, Ciudad de Despedidas” ha puesto sobre el tapete el tema de la emigración. Así que aprovecho para emitir mis opiniones sobre el asunto, más allá de la apreciación que pueda tener sobre el video.

Existen al menos dos conceptos en nuestras mentes que son abstractos hasta que nos tocan enfrentarlos. Uno es la muerte. El otro es emigrar a otro país. Cuando los temas son abstractos uno puede filosofar sobre ellos infinitamente, si tienes la suerte de no tener que enfrentarte nunca a ellos. Y al menos uno de estos dos es inevitable enfrentarlos. Pues bien, analicemos la migración. Continúa leyendo De la emigración y sus vericuetos

El Chigüire Literario y la temporada 2012

Este año, a diferencia de otros años, no tuve chance de hacer el post inaugural de cada año. A finales de 2011 cambiaron muchas cosas en mi entorno, y el 2012 comenzó con mucha fuerza.

Hace 6 años comencé una plataforma tecnológica de un curso de inglés, para la cual ya no trabajo. Los días en los que esperaba obtener un empleo en videojuegos cambiaron por el espíritu de iniciar un camino dictado por mí y por mis asociados.

Creo que iniciar una empresa tiene que ver más con los principios e ideales que con la idea que tengas en sí. Algunas veces las ideas no se implementan con la cadencia que esperabas, o tienes que ajustarlas progresivamente hasta que la idea final no se parece absolutamente nada a la idea que habías tenido inicialmente.

Los ideales y los principios no se enseñan en un curso universitario, o en un curso de negocios. Los ideales se aprenden en casa y durante el transcurso de tu vida. La importancia de ir a la universidad no reside del todo en pasar las materias y recoger tu título. La importancia reside en las relaciones que hagas, los amigos que formes y las experiencias que tengas. No por eso pienso que todos deban ir a la universidad, pero sí creo que deben tener experiencias similares, a través de la convivencia y del trabajo. Un empleo debe ser una oportunidad para hacer algo transformativo, más que un mero medio para llegar al quince y último.

Y sé que decir esto en un lugar como Venezuela es como hablar extraterrestre. Donde todos tienen que hacer tantas maromas para mantenerse a flote que pensar en salir del mar es simplemente utópico. Pero tenemos ejemplos del pasado. El inmigrante que ha llegado al país con una maleta, y gracias a su esfuerzo creó algo donde antes no había nada. Son estos ideales los que iluminan el camino en los momentos más duros.

Para mí el desarrollo de videojuegos ha sido más bien un red herring; un head-fake, como lo dice Randy Pausch. Aprender a desarrollar videojuegos ha sido para mí más acerca de cómo desarrollar una idea y emprenderla que de propiamente hacer videojuegos a toda costa. Este acto de osadía te marca, te distingue del resto y te hace ver las cosas de un modo distinto.

Por eso me gusta ver a tantos chamos queriendo desarrollar juegos. Detrás de los ojos que sueñan y exigen vivir el sueño de hacer videojuegos, veo un espíritu de emprendimiento, el alma que ansía vivir en libertad, el espíritu adolescente que desecha el statu quo porque le parece que lo que está no es suficiente, y que hay cosas mejores.

Por eso, espero que este año seamos cada vez más. No sólo los que desarrollan videojuegos, sino los que salen en búsqueda de su propio camino. Porque este camino no lo podemos recorrer solos. Nos necesitamos los unos a los otros.

P.D.: Este año puede que vuelvan cosas buenas que deben repetirse 😉